contacta Unete Artículos Noticias Historia egipcia información al viajero

FOROS   |   VIAJEROS    |    OPINIONES   |   EGIPTOLOGÍA    |   EGIPTOPEDIA   |   EGIPTOGUÍA   |   FOTOS   |   VIDEOS   |   BUSCAR


Inicio    GALERÍA FOTOS    TUS CRÍTICAS      TUS VIDEOS
Retroceder   Foro Egipto: Viajar e Historia de Egipto > Foros de Egipto > Civilizacion egipcia > La Biblia y Egipto


La Biblia y Egipto (El Antiguo Egipto en la Biblia)

Temas Similares
Tema Autor Foro Respuestas Último mensaje
El Faraón Del Éxodo Luis Marcos Núñez La Biblia y Egipto 51 08-07-2017 08:42:56
Diez fundamentos señalan a Amenhotep II como el faraón del éxodo SCTJ La Biblia y Egipto 34 29-07-2011 03:09:22
El Éxodo netcheru La Biblia y Egipto 6 26-03-2009 18:00:12

Respuesta
 
Bookmark and Share Herramientas Desplegado
  #1  
Antiguo 19-12-2008, 18:42:33
SCTJ SCTJ is offline
Avistando Gizeh...
-Veces que he dado las gracias: 39
-Me han dado las gracias 17 veces en 11 mensajes
 
Ubicación: Buenos Aires


Thumbs up Los Carros De Guerra Y Su Relación Con El Faraón Del éxodo

La siguiente información demuestra rotundamente que el faraón del éxodo tuvo que ser alguien posterior al faraón Tutmósis III y a su vez da una pista que señala a Amenhotep II.
La primera vez que los egipcios poseyeron carros ligeros de combate fue al arrebatárselos a los hicsos como botín de guerra.
LA EVOLUCIÓN DEL CARRO LIGERO DE COMBATE. María Begoña del Casal Aretxabaleta.

Esto, que se explica detalladamente en el resto del artículo, es algo que nos tiene que interesar mucho por los siguientes textos bíblicos: Más tarde, al rey de Egipto se dio informe de que el pueblo había huido. Inmediatamente se mudó el corazón de Faraón, y también el de sus siervos, respecto al pueblo, de modo que dijeron: "¿Qué es esto que hemos hecho, de haber enviado a Israel de servirnos como esclavo?". De modo que él procedió a alistar sus carros de guerra, y tomó consigo a su pueblo. Y procedió a tomar seiscientos carros escogidos y todos los demás carros de Egipto, y guerreros sobre cada uno de ellos. Y los egipcios se fueron corriendo tras ellos, y todos los caballos de los carros de Faraón y sus soldados de caballería y sus fuerzas militares iban alcanzándolos mientras estaban acampados junto al mar, junto a Pihahirot, a vista de Baal-zefón. Y durante la vigilia matutina aconteció que Jehová empezó a mirar hacia el campamento de los egipcios desde dentro de la columna de fuego y nube, y empezó a poner en confusión el campamento de los egipcios. Y siguió quitándoles ruedas a sus carros, de modo que los conducían con dificultad. En seguida extendió Moisés su mano sobre el mar, y el mar empezó a volver a su estado normal al amanecer. Mientras tanto los egipcios huían para no encontrarse con él, pero Jehová sacudió a los egipcios, echándolos en medio del mar. Y las aguas siguieron regresando. Finalmente cubrieron los carros de guerra y a los soldados de caballería que pertenecían a todas las fuerzas militares de Faraón y que habían entrado en el mar tras ellos. No se dejó que quedara ni siquiera uno solo de entre ellos. E Israel alcanzó a ver a los egipcios muertos en la orilla del mar.
Los carros de Faraón y sus fuerzas militares él ha echado en el mar,
y los selectos de sus guerreros han sido hundidos en el mar Rojo.
Las aguas agitadas procedieron a cubrirlos; como piedra bajaron a las profundidades. (Éxodo capítulo 14 y cap. 15:4, 5)

De acuerdo al relato bíblico, el faraón del éxodo contaba con 600 carros selectos y muchos más sin número al momento de la persecución. Todos fueron arruinados o sepultados con sus caballos por toneladas de agua, solamente quedaron flotando algunos cadáveres egipcios.
En vista de esto, ¿Existe algún indicio de esta gran pérdida en el reinado de algún faraón? Contestemos esta pregunta en los siguientes párrafos y analicemos como se puede demostrar rotundamente que el faraón del éxodo tuvo que ser alguien posterior al faraón Tutmósis III y a su vez hallaremos una pista que señala a Amenhotep II.

Tras conseguir expulsar a los hicsos de su territorio, los faraones que fundaron el Imperio Nuevo, les persiguieron hasta alcanzar el norte de la región sirio-palestina, atacando a su vez a las ciudades-estado que les prestaban ayuda en su huída. Durante aquellos enfrentamientos bélicos se vieron forzados a competir contra tropas que manejaban armas de bronce y se movían sobre carros tirados por equinos.
Convencidos de la necesidad de actualizar sus arcaicos sistemas militares, los faraones de la dinastía XVIII, se afanaron en formar el nutrido cuerpo de carros de guerra que tantas glorias les reportaría. Arrebatados a sus enemigos en el campo de batalla, los primeros carros que poseyeron los egipcios respondieron al tipo cananeo (con ruedas de 4 radios). Posteriormente, cuando ellos empezaron a fabricarlos, se limitaron a reproducir el modelo conocido.
Ah-mose, Hijo de Abana, un navegante curtido en la larga contienda contra los hicsos, que se inmortalizó por dejar inscrita su biografía en las paredes de su tumba, excavada en El Kab, llegó a ser almirante de la armada egipcia, luchó al lado de los tres primeros faraones de la dinastía XVIII. Cuando se presentó ante el faraón Thut-mose I con un carro y su yunta de dos caballos capturados en la campaña Siria, el rey los acepto para sí recompensándole a cambio con oro. Seguramente el rey permutó el oro por el carro y los dos caballos porque, en aquel momento, un vehículo con su tiro era más codiciado en Egipto que el valioso metal.
El interés mostrado por el faraón ante el carro conseguido por el almirante Ah-mose evidencia la acuciante necesidad que tenía de modernizar el ejército egipcio, dotándolo con los mismos elementos que sus enemigos disponían; por lo cual, hay que aceptar que la reforma militar comenzó bajo su reinado (el de Tutmósis I), no con Thut-mose III como frecuentemente se asegura.
Como en Egipto no se construían carros, ni se conocía la cría caballar, el ejemplo acaparador de vehículos con tiro se convirtió en una necesidad constante para los sucesores de Thut-mose I. Obviando las probables exageraciones propagandísticas, sabemos que Thut-mose III, en la campaña llevada contra una coalición de ciudades sublevadas que concluyó con la toma de Meggido, capturó 924 carros y que, su hijo, Amen-hotep II, en el séptimo año de reinado y durante su primera campaña militar contra los asiáticos, se hizo con 730 nuevos vehículos. Una gran cantidad de carros, conseguidos en sólo dos generaciones, que irían a sumarse a los heredados de Thut-mose I.
El elemento esencial para el funcionamiento de un carro de guerra es el animal de tiro y también los caballos, junto con carros, pasaron a engrosar los nutridos botines contabilizados por los egipcios. Dado su exotismo, la lengua egipcia carecía de los vocablos relacionados con aquellos animales, por tanto tuvieron que crearlos.
Hasta la muerte de Thut-mose III, el grueso del cuerpo de carros del ejército egipcio estaba compuesto por los vehículos arrebatados a sus enemigos vencidos o a lo que ellos llamaban entrega de tributos de países extranjeros.
Las pruebas que apoyan esto son los nutridos ejemplos de carros que aparecen en representaciones egipcias realizadas durante los reinados de Thut-mose III y Amen-hotep II, los cuales se corresponden fielmente con modelo utilizado por sirios, ugaríticos y micénicos.
No se sabe cuándo aprendieron los egipcios las técnicas de la fabricación de carros.
No obstante, existen pruebas irrefutables de la construcción del modelo cananeo en la tumba de Hepu (TT 66), visir de Thut-mose IV.

¿Será porque se habían quedado prácticamente sin carros?

Los modelos cananeos, con ruedas de cuatro radios y colocación de su eje en la parte trasera de la caja, lo usaba el propio faraón Amen-hotep II.
Por un anillo de oro con una escena de cacería sabemos que su hijo, Thut-mose IV, continuó por algún tiempo usando el mismo tipo de carro, aunque en su búsqueda de mejoras, pronto rompiera con la tradición usando un vehículo dotado con ruedas de ocho radios.

¿Será quizá porque se enteraron de algún modo que Jehová les había atacado las ruedas y supusieron que el tener sólo 4 radios era un defecto a corregir? ¿O será porque, al tener que fabricar ellos mismos sus propios carros por haberse quedado prácticamente sin ninguno, innovaron un modelo aparentemente mejor?
Puede que duplicar los radios diera mayor consistencia a las ruedas, pero sin duda aumentaba el peso y, quizá, por eso, el nuevo modelo no llegó a prosperar.
No es posible asegurar si la novedad se desechó durante el breve reinado de Thut-mose IV o al comienzo del de Amen-hotep III, el cual fue representado únicamente sobre el modelo hitita: de seis radios por rueda y la caja sujeta al eje mediante casquillos.

¿Ya serían simples recuerdos del pasado los 924 y los 730 nuevos carros del botín de Tutmósis III y Amenhotep II respectivamente?
Inmediatamente, el éxito de la novedad rodada se hizo extensivo a los militares de alto rango, como atestigua el carro hallado en la tumba de Yuia, contemporáneo de Thut-mose IV y Amen-hotep III.
Ninguno de los faraones siguientes volvió a ser representado sobre un vehículo con ruedas de cuatro radios.
(INSTITUTO DE ESTUDIOS DEL ANTIGUO EGIPTO - LOS CARROS EN EL EJÉRCITO DEL ANTIGUO EGIPTO)

Amenhotep II y sus predecesores solamente usaron el carro con ruedas de 4 radios. Su sucesor, Tutmósis IV al principio usó algún que otro también de 4 radios, pero inmediatamente comenzó a utilizar el de 8 y luego se usaron los de 6 radios; ¿será porque desaparecieron casi todos los que existían en el tiempo de Amenhotep II?
Otra idea muy importante que se desprende de esta información, es que luego de tanta tragedia ocurrida en Egipto (las diez plagas y especialmente la pérdida de prácticamente la totalidad del ejército), se espera que el sucesor del que fuese el faraón del éxodo no haya tenido grandes campañas militares, y mucho menos con los mismos carros, así que ni Tutmósis III ni Amenhotep II pueden ser los sucesores del faraón del éxodo, ya que ambos tuvieron grandes campañas militares, y fue, en gran parte, gracias al los carros de guerra con ruedas de 4 radios.

Conclusión:
En vista de las pruebas aportadas, y que parecen ser más que simples coincidencias, se puede asegurar que el faraón del éxodo tuvo que ser alguien posterior al faraón Tutmósis III, siendo el primero en la lista el faraón Amenhotep II.

Última edición por SCTJ fecha: 19-12-2008 a las 19:34:28. Razón: Tratar de que se vea los textos resaltados y los colores
Responder Con Cita
  #2  
Antiguo 20-12-2008, 04:46:48
Luis Marcos Núñez Luis Marcos Núñez is offline
Descansando en Hierakómpolis...
-Veces que he dado las gracias: 1.396
-Me han dado las gracias 1.706 veces en 755 mensajes
 
Ubicación: Esplugues de Llobregat - Barcelona


Localízame en el mapa
Predeterminado Re: Los Carros De Guerra Y Su Relación Con El Faraón Del éxodo

En una cosa coinciden muchos historiadores no excesivamente críticos, y es en que los hicsos gobernaban en Egipto cuando llegaron los primeros israelitas, es decir, cuando llega el bíblico José y más tarde es nombrado primer ministro de Egipto por el faraón. Algunos dicen que solo un gobernante extranjero pudo haber nombrado a otro extranjero que, además, lo habían sacado de la prisión, para un puesto de tanto poder. Dicho de otro modo: que José llegó a una corte de extranjeros, ¿ lo digo bien? Pero este punto de vista no se corresponde con lo que dice la Biblia, no, porque la Biblia describe un hecho que parece haber sido lo cotidiano, y ese hecho tiene que ver con una comida que hizo el primer ministro José en su palacio. La Biblia dice lo siguiente: “Y procedieron a servírsela a él aparte y a ellos aparte y a los egipcios que estaban comiendo con él aparte; puesto que los egipcios no podían comer una comida con los hebreos porque eso es cosa detestable a los egipcios”, Génesis 43:32. Así que la corte en donde estaba José no era de extranjeros hicsos sino de egipcios.

Digo todo esto porque la información que publicas, muy interesante y rica en detalles, no menciona un solo detalle que haga alusión a los israelitas, ¿en dónde aparecen los israelitas en tu visión de los hechos? Porque los faraones que mencionas, y no dudo en absoluto de la historia que relatas, aparecen enfrascados en muchas batallas en donde consiguen los preciosos carros de combate, pero no veo relación alguna con el relato de la Biblia, yo al menos no la veo. Pareces muy convencido de que tu visión de esa parte de la historia tiene que ver o desemboca en el faraón del éxodo hebreo. O te falta algo por contar que termine de aclarar los hechos, o estás hablando de otro momento histórico que nada tiene que ver con el relato de la Biblia. En fin, solo he hecho un pequeño análisis de la información que publicas, pero aparte de la objeción que veo, es muy interesante lo de los carros. Saludos.

Última edición por Luis Marcos Núñez fecha: 20-12-2008 a las 04:52:35.
Responder Con Cita
Esta persona le da gracias muy sinceramente a Luis Marcos Núñez por esta buena aportación o artículo:
  #3  
Antiguo 20-12-2008, 05:53:11
SCTJ SCTJ is offline
Avistando Gizeh...
-Veces que he dado las gracias: 39
-Me han dado las gracias 17 veces en 11 mensajes
 
Ubicación: Buenos Aires


Predeterminado Re: Los Carros De Guerra Y Su Relación Con El Faraón Del éxodo

Estimado Luis: muy buen plantemiento el que me haces, así que te mereces una muy buena explicación, espero poder hacerla y en forma breve.
Coincido plenamente con la idea de que la corte estaba integrada pos egipcios, no por los hicsos.
¿Sabes por qué en la información que publico en este artículo no menciono un solo detalle que haga alusión a los israelitas? Es porque no quiero que se haga muy denso para leer. En otros artículos publicaré todo lo que tengo.
Para contestar tu pregunta de dónde aparecen los israelitas en mi visión de los hechos, te lo contesto brevemente: los hicsos (principalmente israelitas al principio y luego principalmente extranjeros no israelitas) entraron gradualmente pero pronto se levantaron en armas (no los israelitas). Así, israelitas y demás extranjeros convivieron juntos por alrededor de 100 años. Ambos grupos de extranjeros fueron denominados hicsos, sin diferenciar a los hebreos.
Así, una vez que el faraón Amhose expulsó a los últimos hicsos (no a la parte hebrea), transcurrieron alrededor de 20 años hasta que los israelitas estuvieron bajo dura esclavitud, antes de que nazca Moisés.
Por último, el propósito del lo que escribí en este artículo, es el mismo que se aclara en la conclusión: probar que el faraón del éxodo tuvo que ser alguien posterior al faraón Tutmósis III, siendo Amenhotep II un candidato especial por el gran cambio de carros que hubo luego de su muerte. Esto quizá no nos modifique mucho lo que sabemos, pero forma parte de un desarrollo argumental que cobra valor al unirlo con otros detalles que más adelante revelaré en conjunto.
Saludos.
Responder Con Cita
  #4  
Antiguo 20-12-2008, 19:20:20
Luis Marcos Núñez Luis Marcos Núñez is offline
Descansando en Hierakómpolis...
-Veces que he dado las gracias: 1.396
-Me han dado las gracias 1.706 veces en 755 mensajes
 
Ubicación: Esplugues de Llobregat - Barcelona


Localízame en el mapa
Predeterminado Re: Los Carros De Guerra Y Su Relación Con El Faraón Del éxodo

El que menciona por primera vez en la historia a los hicsos es el sacerdote egipcio Manetón del siglo III antes de Cristo. Él habla de un único éxodo protagonizado por aquellos que él denomina despectivamente hicsos “Príncipes Pastores”, tal como se tradujo inicialmente este nombre. Tú dices que primero fueron echados de Egipto los hicsos y que más tarde salieron los hebreos, no me parece que Manetón esté diciendo eso, él solo habla de la salida de un grupo, de un único éxodo. Un grupo que marcharon en dirección de Canaán y fundan la ciudad de Jerusalén. Los historiadores parten de la premisa de que todo lo que hoy “sabemos” sobre los hicsos es correcto, pero los escritos de Manetón no han subsistido, solo conocemos las citas que hizo de esos escritos el historiador judío Flavio Josefo. Por lo tanto, todo el volumen de información que ahora existe se ha ido añadiendo con las conjeturas (que no descubrimientos) que se han ido haciendo en los últimos decenios. Esto solo es humo en las manos de uno. No obstante, creo que será mejor esperar a que publiques lo que te falta y luego hablaremos. No quiero dejar la ocasión de saludarte.
Responder Con Cita
  #5  
Antiguo 21-12-2008, 03:24:19
SCTJ SCTJ is offline
Avistando Gizeh...
-Veces que he dado las gracias: 39
-Me han dado las gracias 17 veces en 11 mensajes
 
Ubicación: Buenos Aires


Predeterminado Re: Los Carros De Guerra Y Su Relación Con El Faraón Del éxodo

Es cierto todo lo que dices, ya lo he analizado. Pero ten en cuenta que Manetón pudo haber tergiversado la realidad uniendo los dos grupos, para ocultar la vergüenza egipcia por el éxodo israelita, o quizá el sólo relataba de los documentos ya tergiversados anteriormente. Lo que sí sabemos es que los hebreos no pudieron ser exclusivamente hicsos.
Ten en cuenta también que hasta los mismos historiadores están confundidos en cuanto a la identidad y circunstancias que rodearon a los hicsos, así que esto es una cuestión de ver cómo podemos entre todos poner las piezas del rompecabezas en su lugar.
Referente a la confusión de los historiadores, leer lo siguiente:
"En cuanto a la conquista de los hicsos, algunos arqueólogos los representan como hordas norteñas... que barrieron a través de Palestina y de Egipto en carros rápidos. Otros se refieren a una conquista sigilosa es decir, a una infiltración o migración gradual de nómadas o seminómadas que lentamente asumió el control el control de un país fragmentado o que por rápido golpe de estado derrocaron al gobierno existente. En El mundo del pasado (1963, p. 444), el arqueólogo Jacquetta Hawkes indica: ya no se cree que los reyes hicsos... representan la invasión de una horda conquistadora de asiáticos... eran grupos de semitas vagabundos que habían llegado desde antiguo a Egipto para comerciar y con otros propósitos pacíficos. Esta visión tiene dificultades para explicar cómo grupos que vagaban habrían podido conseguir el control de Egipto, especialmente teniendo en cuenta que la dinastía XII había llevado al país a un máximo de poder."
Origen de los Hicsos-Wikipedia
Lo que explicaría cómo grupos que vagaban habrían podido conseguir el control de Egipto sin luchar, se contesta con la idea de que mientras José estaba como primer ministro (ocupando el rol del primer "gobernante extranjero"), el hambre obligó a la gente extranjera a acudir a Egipto en busca de alimentos, y de a poco fueron forjando relaciones comerciales. Esto fue supervisado por José según lo indican las Santas Escrituras. Además José compró, a cambio de entregar alimentos, todos los campos de los egipcios con excepción de los de los sacerdotes, e hizo que todos fuesen esclavos sin más remedio. Algo parecido sucedió con los demás extranjeros que acudieron a causa del hambre a José. De esta manera José se convirtió en un "gobernante extranjero" de mucho poder, lo que en el fondo no habrá agradado al nacionalismo egipcio.
Por último, el faraón le dijo a José que escoja a hombres sabios de entre su familia hebrea para que sean señores, pastores principales entre los que cuidan de los rebaños. Si José lo hizo así, lo que es muy probable, entonces todo Egipto estuvo bajo la parte hebrea de los "príncipes pastores". Al morir José, la parte no israelita de los hicsos se levantó para aprovechar esta aparente anarquía y poder gobernar toda la tierra egipcia. Luego de dominar el Bajo Egipto con su capital en Avaris, la dinastía XVII tebana les cortó el paso hacia el sur, y luego recuperó el control del país expulsando a los hicsos propiamente dicho, a la vista de los israelitas. Ahora sólo quedaban los extranjeros hebreos, sin la protección de José y sin "la cortina de humo" que les brindaba los demás extranjeros. Ahora era el momento para que los egipcios se aprovechen de los "indefensos hebreos" mediante la esclavitud.
Aunque la presentación de los hechos que hice hasta aquí deje en pié muchas preguntas y dudas, todas se pueden responder y aclarar sin acudir demasiado a las suposiciones, que tan a menudo nos enredan.
La importancia que yo les doy a los hicsos dentro de mi línea argumental es sólo una pieza más del rompecabezas, que cobra valor cuando se mira de forma completa.
Hasta la próxima.
Responder Con Cita
  #6  
Antiguo 21-12-2008, 06:09:43
Luis Marcos Núñez Luis Marcos Núñez is offline
Descansando en Hierakómpolis...
-Veces que he dado las gracias: 1.396
-Me han dado las gracias 1.706 veces en 755 mensajes
 
Ubicación: Esplugues de Llobregat - Barcelona


Localízame en el mapa
Predeterminado Re: Los Carros De Guerra Y Su Relación Con El Faraón Del éxodo

Estoy de acuerdo contigo en que Manetón pudo haber manipulado la historia que escribió, es más, estoy convencido de que lo hizo. Pero al igual que pudo haber disfrazado la presencia israelita en Egipto, tambien pudo haber manipulado la cronología egipcia y colocar a unos faraones en un nicho cronológico que no les pertenece, y todo para alejar al mejor de los faraones de la mayor calamidad que Egipto había sufrido núnca: poner tierra por en medio entre Ramsés II y las 10 plagas y la destrucción del ejército en el mar Rojo. Por eso puede que la Biblia mencione el nombre de Ramsés, y por eso puede que se relacione directamente al faraón Menefta con Israel. Tales detalles no los he visto con otros faraones. Ten en cuenta que cuando Manetón escribio su Historia de Egipto, más o menos por las mismas fechas los judíos de Alejandría escribieron en griego lo que conocemos como la Septuaginta. A Manetón no le gustaría lo que los judíos contaban, y si él manipuló la historia de Egipto para contrarrestar la historia e los judíos, ¿a quién le podía importar ya? ¿Quién se hubiera atrevido a censurar al sumo sacerdote y escriba real? Manetón hizo lo que le vino en gana con la "pluma". Saludos.
Responder Con Cita
  #7  
Antiguo 21-12-2008, 10:26:43
SCTJ SCTJ is offline
Avistando Gizeh...
-Veces que he dado las gracias: 39
-Me han dado las gracias 17 veces en 11 mensajes
 
Ubicación: Buenos Aires


Predeterminado Re: Los Carros De Guerra Y Su Relación Con El Faraón Del éxodo

Coincidimos en que Manetón muy posiblemente haya deformado la realidad, pero de maneras distintas. Tú dices que Manetón modificó la cronología para alejar en el tiempo al faraón del éxodo, para confundir y evitar su relación con él. Yo en cambio digo que Manetón entremezcló la presencia israelita con la de los hicsos, ambos contemporáneos según mis cálculos, para quitar el mal recuerdo de ellos.
Son 2 posibilidades y solamente 1, o quizá ninguna cierta. Lo que a mi me parece es que hay que analizar cuál de las 2 es más factible y cuál de las 2 acompañada por el resto del argumento es más importante y armonice con la Biblia y en lo posible con el mayor número de pruebas arqueológicas existentes.
Un esfuerzo que he hecho al respecto, es encuadrar toda la historia egipcia dentro de los casi 2200 años aproximados desde que Mizraim llegó a la tierra que llegaría a llamarse Egipto, hasta que Egipto se convirtió en una provincia romana en el año 30 a.C. Los años cuadran de tal manera que no me parece que haya muchas equivocaciones en la cronología egipcia, salvo especialmente por los aproximadamente 800 años demás que los historiadores adjudican a la historia egipcia. Este es un error seglar que aceptamos como tal todos los que reconocemos la superioridad de la Biblia tocante a la cronología. Teniendo en cuenta y corrigiendo hasta donde pude este error seglar, pude hallar mucha coherencia y coincidencias que me hacen pensar que Amenhotep II fue el faraón del éxodo. Por mostrarte un ejemplo, al principio de mis investigaciones llegué a pensar que Akenatón estuvo relacionado con José, pero luego cambié de parecer. Ahora sostengo que Akenatón estuvo relacionado cronológicamente con el vagar de los israelitas en el desierto y la posterior entrada a Canaán. Akenatón, afectado de niño por lo que sucedió en el éxodo pocos años antes de su nacimiento, decidió cambiar muchas cosas.
Lejos de querer competir, tenemos 2 visiones distintas acerca de cómo pudieron ser los hechos. Espero que pronto se sepa la verdad, sea cuál fuere.
Saludos.
Responder Con Cita
Esta persona le da gracias muy sinceramente a SCTJ por esta buena aportación o artículo:
  #8  
Antiguo 21-12-2008, 17:01:57
Luis Marcos Núñez Luis Marcos Núñez is offline
Descansando en Hierakómpolis...
-Veces que he dado las gracias: 1.396
-Me han dado las gracias 1.706 veces en 755 mensajes
 
Ubicación: Esplugues de Llobregat - Barcelona


Localízame en el mapa
Predeterminado Re: Los Carros De Guerra Y Su Relación Con El Faraón Del éxodo

Es curioso. Yo sigo creyendo que Akenatón sí está relacionado con José. Durante los años que el faraón hereje estuvo en el trono surje un personaje enigmático que algunos han convertido en su yerno, Smenkare. No se sabe mucho de este personaje, pero al parecer ejerció funciones gubernamentales. Más tarde desaparece de la historia egipcia. El abuelo materno de Akenatón era el gran sacerdote Juya de Heliópolis, y su abuela materna era la Sra. Tuy de origen semita. La Biblia dice que José emparentó con el sacerdocio egipcio, y su suegro era el sacerdote Potifera de Heliópolis. Para mí hay una enigmática correlación entre todos estos personajes y la ciudad de Heliópolis.
Tal como leemos en la Biblia, José fijó su residencia en la ciudad de Heliópolis, que es en donde al parecer estaba parte de la familia del faraón, pero el faraón mismo no vivia en esa ciudad ni en ninguna otra del Delta, pues posiblemente José se huiera trasladado a vivir junto al palacio del faraón. Digo esto, porque cuando al fin llega a Heliópolis Jacob según la Septuaginta, José tampoco estaba allí, la Biblia dice que hizo alistar su carro para subir al encuentro de su anciano padre. Yo entiendo que José podía estar rindiendo informes al faraón en ese instante, pero ¿en dónde? Sinceramente creo que José estaba en la ciudad de tell-el-Amarna, unos 400 kilómetros al sur. Personalmente no creo que Akenatón hubiera cambiado su chip mental por la hipotetica experiencia del éxodo hebreo, fue otra cosa lo que hizo que adoptara una religión monoteista.
Akenatón siempre fue un niño enfermo y deforme, se apartaba del canon de velleza o presencia real que en aquellos momentos se exigia. Sus propios padres lo dejaron en el ostracismo, no aparece en los retratos familiares del momento, en esos retratos solo aparecen sus padres, su hermano y sus dos hermanas, pero él no. En esas tristes condiciones, los únicos qe le dieron atención y cariño debieron de ser sus abuelos maternos de Heliópolis. Su abuela materna, de origen semita, pasaría muchísimas horas con su desgraciado nieto y le contaría cómo era su tierra de origen, sus costumbres y sus creencias, esto calaria hondo en la mente del pobre Akenatón, el cual siempre fue consciente del por qué lo rechazaban sus padres. Cuando Akenatón llegó a ser faraón nombrado instauró una adoración monoteista cuyas nociones había adquirido de su abuela materna, y consciente de que había sido rechazado por sus enfermedades deformantes, se hizo etratar de forma realista, no idealizada. Ahora todo el mundo le tendría que aceptar tal como era. Una vez que hubo nombrado a un primer ministro de confianza, dejó las tareas del estado a éste, y él se dedicó a su dios Atón. Al hacerlo así, se relajó mucho la atención sobre la provncia cananea. Como tú muy bien sabes, el José de la Biblia emprendió preparativos para poder hacer frente a los próximos 7 años de hambre, y decidió trasladar a toda la población de un lado del país hasta el otro lado, seguramente para dejarlos cerca de los silos de cereales durante la futura hambruna. Pues bien, existen indicios de que durante la gobernación de Akenatón toda la población fue trasladada desde un extremo del país hasta el otro extremo, aunque no se han explicado las razones. Bueno, todo esto es muy largo, seguramente que iremos hablando si no hay inconvenientes. Según el registro histórico de los hebreos, Jehová intervino en aquella ocasión y lo sigue haciendo. La verdad es lo que siempre importará, no lo que opinemos personalmente en algunos aspecto históricos. Quizás algún día las piedras hablarán tal como dijo Jesús, y la arqueología descubra cosas interesates, aunque lo que debe de importar es cómo sobrevivir a este viejo sistema. Saludos.

Última edición por Luis Marcos Núñez fecha: 21-12-2008 a las 17:08:20.
Responder Con Cita
Esta persona le da gracias muy sinceramente a Luis Marcos Núñez por esta buena aportación o artículo:
  #9  
Antiguo 22-12-2008, 03:56:47
SCTJ SCTJ is offline
Avistando Gizeh...
-Veces que he dado las gracias: 39
-Me han dado las gracias 17 veces en 11 mensajes
 
Ubicación: Buenos Aires


Predeterminado Re: Los Carros De Guerra Y Su Relación Con El Faraón Del éxodo

Creo que subí bastante en mi "escalera". Ahora voy a bajarme un "rato" y voy a subirme a la tuya porque me resulta bastante interesante. Para no perder tiempo analizando detalles importantes que ya han sido analizados por ti, voy a consultarte en los próximos días para subir a tu "escalera". Ya tengo una consulta: ¿quién dices que fue la esposa de José, o sea la madre de Manasés y Efraín en la historia egipcia?.
Saludos.
Responder Con Cita
  #10  
Antiguo 22-12-2008, 04:41:05
Luis Marcos Núñez Luis Marcos Núñez is offline
Descansando en Hierakómpolis...
-Veces que he dado las gracias: 1.396
-Me han dado las gracias 1.706 veces en 755 mensajes
 
Ubicación: Esplugues de Llobregat - Barcelona


Localízame en el mapa
Predeterminado Re: Los Carros De Guerra Y Su Relación Con El Faraón Del éxodo

Mira SCTJ, yo solo se lo que dice la Biblia, que la madre de Efraín y Manasés fue Asenat, la hija de Potifera, el sacerdote de On (Heliópolis). Así que la Biblia dice claramente que José emparentó con el poderoso sacerdocio egipcio. Por otra parte, muchos egiptólogos dicen que aquel tal Smenkare, personaje que en la historia surge casi repentinamente y desaparece del mismo modo, se casó con Meritatón, la hija mayor de Akenatón y Nefertiti. Con los pocos datos que nos han llegado por parte egipcia, decir esto último se me antoja un tanto aventurado. Yo lo veo de otro modo y puedo equivocarme, claro.

Akenatón tenía a parte de su familia sacerdotal en la ciudad de Heliópolis, la misma ciudad en la que José se quedó a vivir por el resto de su vida. Ya hemos dicho que José fue casado con la hija del sacerdote Potifera de Heliópolis, ¿y si el sacerdote Potifera hubiera sido un hijo o un nieto heredero del puesto que antes había ocupado el sacerdote Juya, abuelo materno de Akenatón? En tal caso José, aparte de emparentar con el sacerdocio egicio, hubiera emparentado directamente con el propio faraón Akenatón. ¿Qué se opone a que Asenat, hija de Potifera, fuera la ahijada del propio Akenatón, y este decidiera casar a su ahijada con su primer ministro José, tal como muestra la Biblia que hizo aquel faraón?

Claro, según la Biblia José llevaba puesto en la mano el mismisimo anillo de sellar del faraón, por eso no me extraña que los egiptólogos digan que el tal Smenkare, hipotetico yerno de Akenatón, ejerciera de corregente o incluso de faraón. ¿Satisface lo que digo tu curiosidad? Saludos.
Responder Con Cita
Esta persona le da gracias muy sinceramente a Luis Marcos Núñez por esta buena aportación o artículo:
Respuesta


Herramientas
Desplegado

Normas de Publicación
no Puedes crear nuevos temas
no Puedes responder a temas
no Puedes adjuntar archivos
no Puedes editar tus mensajes

El código vB está habilitado
Las caritas están deshabilitado
Código [IMG] está habilitado
Código HTML está deshabilitado
Saltar a Foro

FOROS   |   AYUDA A VIAJEROS    |    OPINIONES DE VIAJEROS   |   ANTIGUO EGIPTO    |   EGIPTOPEDIA   |   EGIPTOGUÍA   |   FOTOS   |   BUSCAR


La franja horaria es GMT +1. Ahora son las 10:21:38.


Powered by: vBulletin
Derechos de Autor © 2010, Jelsoft Enterprises Ltd.
Egiptoforo.com © Ad Management by RedTyger